Star Wars y cómo dejar que el mundo siga su curso

Siempre hemos supuesto que la infancia nos deja lo mejor y lo peor de lo que guardamos en el almacén personal al que denominamos memoria, y sin duda alguna, esta suposición es real, de ahí determinamos en mucho de lo que somos ahora.

Star Wars en 1977 (a diferencia de casi toda mi generación) me generó un conflicto, para disfrutar el post de la película había que comprar la mercadotecnia para tener una experiencia “absoluta”, conozco a muchas personas que siguen coleccionando figuras de cada uno de los capítulos, y que mantienen ésta idea de disfrutar la película a la par de la mercadotecnia, y yo en realidad rechacé toda esta situación por no poder contar con al experiencia “completa” (no teníamos el dinero)  y creo también determinó mi facilidad por abstraerme de manera emocional de todo evento cinematográfico, televisivo o festivo, ya que para mi era mejor –racionalizar- un acontecimiento a contar con la experiencia “a full” en el aparador de mi cuarto. Sí, prefería no competir en aras de comprar felicidad, era difícil pero logré sobrevivir (por supuesto que me río de semejante afirmación).

Ahora, al ver en una sala vacía el último capítulo de la saga, ésta me ofreció una catarsis y pude reflexionar todo lo que acabo de escribir, y extrañado disfruté (después de una década) de una película hecha para todo público, pero al mismo tiempo me generó que las emociones contenidas durante treinta años pudieran fluir sin necesidad de mercadotecnia de por medio, sin exigencias colectivas y pude ver como el proyecto de Star Wars es más grande que George Lucas a pesar de la Disney Company.

The-Resistance-Star-Wars-7-Force-Awakens-X-Wing.jpg

Dentro de la lectura cinematográfica, recuerdo la parte mágica de los escenarios naturales de las primeras tres entregas así como de lo rudimentario de los efectos especiales, pero con ese trabajo excepcional de artesanos para crear maquetas, también ubico actuaciones muy bajas en los protagonistas, donde los personajes robots y el enmascarado Darth Vader se llevan las palmas del discurso actoral, por otro lado, ubico como bandera del segundo bloque: la idea de que el concepto Star Wars les alcanzaría para poder llevar gente a los cines, les funcionó, pero no pudieron opacar o competir con el primer segmento, y ésta película en especial, reúne lo mejor de las entregas anteriores, ya que las actuaciones sin ser lo mejor, logran mostrar partes emotivas y en consecuencia generar vínculos con los espectadores. La filmación en escenarios naturales se nota en lo general, se percibe en el ambiente un óxido que te ofrece el paso del tiempo, y los efectos especiales no nos dejan de maravillar, y logramos recalibrar la sensación de disfrutar un momento, una idea, una sensación, llegando a ser una historia entretenida.

Star Wars VII-Force Awakens-Teaser 2-Star Destroyer Jakku.jpg

También queda un dejo de saber que se pasa una estafeta de la vieja generación a la nueva, hay momentos en donde las ruinas de las naves sobre los desiertos de Jukku son casi una idea en prosa de lo que la saga deja detrás, pero existe un pase natural (a pesar de las repeticiones de una tragedia Griega) y el director J J Abrahams supo darle muy bien el acento narrativo a los momentos claves para ofrecer todo el respeto posible a esta conjunción de símbolos y de personajes entrañables. No, no será un clásico de todos los tiempos pero sin duda consiguieron hacer un traslado lógico sin muchas heridas de por medio y eso, lo agradezco por el bien de la psique colectiva y de mi niño interior, hoy también, equilibrados.

Posted in

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s