En los noventas tuve un crush: Margarita Rosa de Francisco.

En los noventas tuve un crush: Margarita Rosa de Francisco.

Tan grande fue este “enamoramiento” que muchos de mis berrinches amorosos han sido a partir de ella, o creo, más bien lo que representaba en 1994.

A partir de ese entonces, perseguí con afán a mujeres independientes, rubias con cabellos dorados, o morochas con cabellos rizados y en algunas ocasiones, por el simple hecho de ser colombianas ya tenían un lugar en mi corazón egoísta. Sí, era increíble mi forma de seguir una imagen, o unas ideas, entre las cuales destacan: su libertad y su franqueza, claro, están sus ojos que complementan toda su hechura, su fortaleza. Sí, sin duda, es una mujer impresionante.

Ahora, después de un divorcio, pues no me queda más que aceptar mi error inconsciente y mi derrota personal, digo, después de dos años de duelo creo aprendí una lección, el amor no es de representaciones, es de realidades.

La Epifania llegó al momento de ver un tuit de ella, enseñando sus nalgas en apoyo a Mockus, senador colombiano.

En un instante todo me hizo click.

Sí, Margarita sigue hermosa y protagonista de esa libertad que pocos pueden manejar, veo ahora, es una independencia que ahora me toca tramitar para lo que sigue.

Posted in

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s