En el análisis del centro del cuarto

En el análisis del centro del cuarto si es que éste existe, estaba ella desnuda cantando entre quimeras, miraba el horizonte del océano y un navío con mil historias se la llevaba. Ella al irse, me daba una red para pescar melancolías, la ponía en la puerta y limpiaba mis pensamientos para poder dibujar su tez.

En el análisis del centro del cuarto observé detenidamente la calle en su parte más larga, ahí, el aire despertó a un hombre sin olvido, él silbaba una ligera tonada, reminiscente, y movía el brazo buscando su ceguera, y una mirada, la de ella, se asomaba. El silbido se repetía cuando ella hablaba, asomando su vientre mojado y él sonreía, ya que ella al principio también dormitaba y en su recuerdo renacía.

Dejé la ceguera en el análisis del centro del cuarto y me tomé una idea que sobraba de los mosaicos, y ahí, un alma gritó, le acompañaba un gato blanco, taciturno, volteo a verme y en ese instante, las paredes se convirtieron en manos y de los pliegues salieron palabras, una a una me envolvieron y es desde entonces que no puedo dejar de pensar en el centro del cuarto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s