El Conejo Blanco

Estaremos en un picnic tipo inglés, té con leche y galletas, como te gusta, pero seré el conejo blanco y no habrá relojes para escapar, reirás al final.


-No Javier, todo podría ser más simple-. Sí, lo sé, simple como tu sueño recurrente, donde estábamos sentados en Park Lane, con un mantel de diseño algo vintage, mientras comías una “empire biscuit” y te burlabas de mi disfraz de conejo.

En nuestra realidad era diferente, fumabas un cigarro, lo hacías sin ensuciar tu cabello a pesar del viento de marzo en nuestra Ciudad de México, y no querías ser displicente, entrabas sutil en el enojo, esquivando mi abrazo, y después, callada. Tu mirada como consecuencia de un calculo frío era tu estrategia para dinamitar mi paciencia, pero al final, mi personaje de estatua de sal, el pasivo agresivo, siempre te daba miedo.

Aunque yo seguía decidiendo a partir de la ansiedad, al borde de nuestra quiebra económica, pero tu enojo diario era una uña escarbando sin miramientos mi herida en carne viva. No, no era nuestra única razón, pero era la más visible ¿la más viable?

Al despertarnos, ni una palabra, ni una sutura. Las sabanas rompían el silencio con el roce de mis pies, y veía la pared por minutos, al voltear solo atinaba a escuchar tus pasos al salir del cuarto sin despedirte, ya en el baño, al lavarme la cara, construía la satisfacción de romper olas en medio del espejo y sacudirme del frío personal. En el almuerzo, mi orgullo estaba dilatado, anulamos un beso inconforme, de esos que pasan de largo en la cocina, nos veíamos y solo bajábamos la cabeza. Después, en la noche, la seducción se había ido de vacaciones.

Decidimos entonces salir a cenar, ser más simples, pero en el tiramisu había un punto de quiebre, dos, y nos desquiciábamos en una turba de enconos, olvidábamos nuestro origen hace más de una década y un reclamo se convertía en un pretexto para irte, bella, apasionada.

No regresaste.

Te imaginé: detenías el auto, era una noche fresca, las gotas de lluvia te acompañaban y entre las luces de la avenida querías atrapar otro final, éste te debería calmar, pero los automóviles te distraían, no podías concentrarte. Encendías la radio, nuestra canción “Torre de Marfil” de Cerati. Furiosa gritabas esperando a que el pasado se fuera, pero lo veías de frente, odiaste los buenos momentos, y así llegabas a la antesala, el olvido te estaba esperando. Ahí, querrías eliminarme de tu lista de contactos y verías que tu esfuerzo inmediato por ser feliz era en vano, después en medio del odio personal, querrías comerme en medio del picnic recurrente en tus sueños, y así, saberte en justicia, deseosa, mordaz.

A la distancia, te regalaré un momento de ficción, en un picnic inglés como te gusta, me verás morir como un conejo sobre la hierba seca de octubre, y reirás en pequeño, limpiarás tu última lágrima y me verás patalear poco a poco hasta desfallecer, podrás oler mi final en la tierra mojada, así, teñido de rojo ensuciando mi traje blanquecino, entonces me comerás y seré feliz en redención, sintiendo la tierra con mis últimos respiros; partirás en medio del cielo amarillo y en tu jubilo me darás la espalda sin chistar.

Lo mejor, dejaré el disfraz de conejo blanco en nuestro país de las maravillas.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s