Yo cronopio.

De mi vida, todo ha sido reinventarme para ir más ligero, una vocación que vive de una intuición personal.

En este proceso he tirado muchos objetos personales, pero siempre he mantenido una palabra a flote: Cronopio.

Este personaje de Cortázar ha sido una guía abstracta de mis pasiones sin sentido, absurdas, que me han acompañado toda mi vida. Como él menciona en una entrevista:

Los cronopios que son un poco la conducta del poeta, del asocial, del hombre que vive un poco al margen de las cosas; frente a los cuales se plantan los famas que son los grandes gerentes de los bancos, presidentes de las repúblicas, de la gente formal que defiende un orden.1

Es una descripción que me acompaña, y puedo decir sin tapujos, que he podido habitar en la creación como ejercicio diario y agradezco permitirme estar, ver al margen para siquiera platicarlo.

Cuando los cronopios cantan sus canciones preferidas, se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevaban en los bolsillos y hasta la cuenta de los días.

Aunque en ningún trabajo realizado he logrado describir, atrapar, compartir lo que alcanzo a ver: esa sensación única de estar vivo. Espero lograrlo algún día.

Gracias Cortázar. Yo cronopio.

  1. «Julio Cortázar en ‘A fondo’ (1977) (I)». RTVE.es. 1977.

Posted in

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s