La nada

No existe aún, un relato para vitorear la enésima parte de una esperanza y mis dedos ansiosos la esperan en esta mesa que se nubla de tarde, y es que las palabras recién curtidas se recargan una a una formando la unión de las paredes sobre el piso.

Sentado, sorbo del café y sin ninguna encomienda divina reviro ante la idea de que la nada esta pasando, y es ahí, dónde una promesa sobrevuela en las palabras que me esperan.

Veo en la taza mi reflejo, y quiero traspasarle para saberme parte de la enmienda, se limita mi nariz, mis ojos, y no puedo más que escuchar la prosa virgen de toda imagen, de toda historia, de todo lo que se ha gritado en el supuesto de escribir, y eso es lo que hago cuando estoy en la nada.

Ilustración: CRUMBS – RAYMOND LEMSTRA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s